,

Nasser Al-Khelaïfi, el presidente del PSG que no acepta un “no” por respuesta

En su tiempo como presidente del Paris Saint-Germain, Nasser Al-Khelaïfi se ha acostumbrado a no escuchar la palabra “no”.

Las exigencias del presidente son sagradas y rara vez ha sido desafiado internamente en los trece años desde la adquisición del PSG por parte de QSI. Kylian Mbappé se une a una corta lista de nombres que han rechazado la voluntad de Al-Khelaïfi.

Carlo Ancelotti en 2013 y Adrien Rabiot en 2019 se destacan antes que el delantero en esta posición inusual. Según L’Équipe, Ancelotti estaba bajo una intensa presión del presidente para permanecer como entrenador, pero se había cansado cada vez más de la presión y las amenazas de sus líderes cuando los resultados no iban como esperaban.

Él fue el primer entrenador elegido para el nuevo régimen cuando se unió a finales de 2011, y su eventual decisión de marcharse a favor de unirse al Real Madrid fue un golpe para la organización.

Rabiot entró en conflicto con la organización cuando se negó a extender su contrato en el verano de 2018, y su insistencia continua en diciembre de ese año en rechazar un contrato llevó al club a exiliarlo al equipo de reservas hasta marzo, cuando el club se vio obligado a traerlo de vuelta al equipo.

Al-Khelaïfi siempre ha implementado su visión independientemente de los deseos de los demás. Se negó a permitir que Edinson Cavani se marchara en 2015. Mientras que en 2016, despidió a Zlatan Ibrahimović cuando el delantero deseaba extender su contrato. El club se negó a considerar ofertas por jugadores que codiciaban, Neymar en 2019 o Marco Verratti en 2017. Y nuevamente en 2021, cuando el Real Madrid ofreció €160 millones por Mbappé, el club rechazó la oferta.

El rechazo de Mbappé marca un punto de inflexión en la dinámica de poder del PSG

Es este enfoque inflexible lo que podría haber ganado el favor de Mbappé cuando extendió su contrato por dos años en 2021, pero también parece haber sido la gota que colmó el vaso. El verano pasado, Mbappé dejó claro que no extendería su contrato más allá y se dice que Al-Khelaïfi respondió como lo había hecho tantas veces antes, solo con el palo y nunca con la zanahoria.

Mbappé, al igual que Rabiot antes que él, fue excluido del primer equipo y obligado a entrenar con un grupo de jugadores apodados “los indeseables”, y al igual que su excompañero de equipo, se le advirtió que no jugaría ni un minuto de fútbol para el club hasta que firmara una renovación.

Como informó L’Équipe, el daño ya estaba hecho, Mbappé consideró lo que el PSG le había hecho como nada menos que humillante, y lo convenció de que no cambiaría de opinión esta vez; Mbappé dejaría el PSG.

En febrero, Mbappé anunció al presidente que dejaría el club al final de la temporada. Es una decisión que ya ha dejado algunas consecuencias en el jugador mientras el club se tambalea por el rechazo.

Hasta el mes pasado, Mbappé había comenzado todos los partidos desde el tercer juego de la temporada. Sin embargo, en las últimas semanas su lugar en el equipo ha sido cuestionado, y Luis Enrique ha sustituido cada vez más al jugador temprano en los partidos.

Como explicó un experto en el emirato de Qatar a L’Équipe, “Normalmente cuando quieren algo, lo consiguen. El rechazo de Mbappé se experimenta como un desafío, una traición.”


Parisinos.net | Marisa Alcantar